Filosofía del Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea”.

La idea que da sentido a lo que estamos construyendo gira entorno a la Ecología, es el respeto y cuidado que debemos a la naturaleza, a cada ser y a uno mismo. Este es el punto de unió, el eje principal. No importa la edad que tengamos, la procedencia, la cultura o la religión, lo importante es que cada vez tengamos más consciencia de que tenemos que cuidar lo que nos rodea, la Naturaleza.

El Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea” se ha ido formando, ha ido creciendo, gracias a la participación de cientos de jóvenes, contribuyendo a generar una filosofía de base que le da vida y sentido al campo de verano. Es por esto que cada verano, cada campo de trabajo es distinto, por qué es distinta cada persona, cada participante y cada grupo. Esto se debe también por qué hay una parte programada o diseñada, pero también se da lugar a la improvisación, a lo que surja en el camino.

La parte más importante está en esa “construcción interior” en la que vamos desarrollando un objetivo común y lo vamos haciendo sin ser conscientes de ello. Llegamos aquí sin tener muy claro qué va a suceder, cómo lo vamos a hacer o por dónde vamos a empezar. Día a día conseguimos nuestros objetivos que vienen desde el interior, desde las relaciones, de cómo interactuamos y participamos unos con otros. Esa es la esencia del Campo de Verano.

Este es un momento para volver a las conversaciones, dejar atrás los correos, recuperar el contacto directo, la magia de la interacción. Conversar nos lleva a crear. Reunirnos con un grupo de personas de características e ideas diferentes y hablar, leer los gestos, entender un abrazo, dar los buenos días, una mirada o una palmada en la espalda…Hay mucho de lenguaje vivo en nosotros y eso se impregna en la esencia del Campo.

Compartir y no Competir”. Esa idea es la que nos mueve a abrirnos al mundo. Nos enseñan a ser competitivos, hacer las cosas, taparlas y callarlas porque son nuestras, porque lo hicimos primero. Debemos terminar con eso. La esencia: Compartir, transmitir nuestro conocimiento para que otros se beneficien de lo aprendido, lo puedan mejorar y lo vuelvan a compartir. Es la manera de seguir creciendo. Tenemos que hablarle al mundo y contar lo que hacemos porque este conocimiento no nos pertenece. Nos lo han dado y tenemos la obligación de devolverlo.

No espero nada y lo espero todo del Campo de Verano porque esperar puede ser limitante. Pero si me planteo vivir con intensidad, sin marcar objetivos porque éstos pueden limitarnos y cerrar otros caminos. Lo que sí me gustaría es vivir intensamente los valores que nos mueven, poder relacionarnos con los otros, crecer como personas, encontrar esa ecología de la que tanto hablamos y entenderla desde lo más profundo de nuestro ser.

Javier Perdomo

Director Territorial, Aldeas Infantiles SOS Canarias

Translate »