¡ADIÓS Y BUEN VERANO PARA TODOS!

Como siempre todo termina; como siempre nos parece increíble que hayamos llegado al final; como siempre no queremos irnos y, como siempre queremos repetir.

Todos y cada uno de estos pensamientos son perfectos porque todos y cada uno de ellos nos indican que seguimos vivos y que la experiencia ha sido maravillosa. Habrá habido días con más ganas, otros con un poquito menos. Hoy las cosas nos han salido tal cual estaban planeadas y ayer no tuvimos tanta suerte.

Esa es la vida y, quizás por eso, es por lo que todos, cuando hacemos una balance general de la experiencia, concluimos que ha sido buena, ¡muy buena!

Hemos acabado el VIII Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea” 2017 y nos sentimos orgullosos por ello. Decir adiós es complicado porque suele implicar separarnos de aquellos a los que hemos cogido cariño pero, decir adiós, también es una posibilidad que se abre para un futuro encuentro lleno de risas y largas conversaciones sobre cómo nos ha ido la vida.

Nos alegramos de haber formado parte (aunque sólo hayan sido 66 semanitas) de sus vidas. Gracias por haber estado ahí y ¡FELIZ VERANO A TODOS!

DECIMOS ADIÓS, PERO SÓLO POR UN RATITO

Sólo han pasado 19 días desde que comenzamos este VIII Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea” y nos parece mentira que ya tengamos que poner punto y final al primer turno de participantes. Parecen pocos días, muy pocos para conocernos y entablar amistades, pero la realidad nos ha demostrado que no son pocos.

Con 19 días de convivencia intensa, bañados con unas cuantas horas de trabajo duro, con mucho calor rodeándonos y con ratos de ocio muy divertidos, se pueden generar amistades para toda la vida. Estos días formarán parte de nuestras memorias durante mucho tiempo (quizás para siempre).

Y, ahora, somos conscientes de que tenemos que dejar este espacio para que otros tantos jóvenes puedan tener las mismas experiencias o, si caben, mejores.

Decimos adiós, pero sólo un ratito. En apenas 48 horas volvemos a poner la maquinaria en funcionamiento pero con nuevas caras, nuevas ilusiones y nuevas aventuras por vivir.

Adiós y gracias a los que se van y bienvenida a los que llegan.

Logo Tazas – Campo de Verano “Ecoaldea” 2017

Se acabó el Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea” 2015

Lo sabemos, somos conocedores de ella desde siempre, “Todo Tiene Un Principio y Todo Tiene un Final”. Pero a pesar de que lo sabemos y somos conscientes de esa realidad cuando llega el final siempre es como si perdiéramos algo de nosotros mismos y que no podemos recuperar.

Eso ocurre cuando te lo has pasado muy bien. Los días pasan muy rápidos y lo que en otros contextos parece que no acabara nunca, en este parece que los minutos no caminan sino que vuelan.

Despedida del 2º turno 2015

Despedida del 2º turno y del Campo de Verano 2015

Acabamos un año más el proyecto que iniciamos hace 6 semanas y llega el momento de despedirnos hasta el año que viene. No sabemos si repetiremos los mismos, si volveremos a estar en el mismo taller o si nuestras vidas tomarán otros caminos que nos llevarán a otros sitios. Lo que sí podemos afirmar es que sea lo que sea nuestras vidas en un futuro seguro que estarán influenciadas (más o menos) por lo que hemos vivido aquí.

Hemos trabajado, nos hemos responsabilizado, hemos madrugado, hemos compartido y nos hemos reído mucho. El futuro es inexpugnable pero lo que sí es cierto es que nuestros futuros se desarrollarán según lo que vayamos aprendiendo en nuestros presentes. Y nuestro presente nos ha llevado a estar aquí y ahora.

¡Feliz verano! Y decimos hasta pronto pero nunca adiós.

Llegamos al final del camino y abrimos el comienzo del otro…

Hoy es 9 de agosto de 2013 y han pasado 40 días desde que comenzara el Campo de Trabajo “Ecoaldea” 2013 de Aldeas Infantiles SOS Canarias en nuestra querida Granja Escuela en Tenerife.

Cuarenta días en los que hemos trabajado, nos hemos reído, nos hemos mojado, nos hemos embarrado, nos hemos lesionado (¡nada grave!), nos hemos hecho amigos, hemos conocido a gente de otras Aldeas y de otros países. Hemos aprendido a trabajar, a compartir, a encontrar las ganas de trabajar cuando no las teníamos, hemos presumido de nuestra Granja y de nuestro trabajo delante de todas las personas que han querido venir a visitarnos (¡tenemos motivos para presumir!)…

¡Cuarenta días dan para muchas, muchísimas cosas!
Pero, tal como ocurre en la vida, todo se acaba, tanto lo malo como lo bueno. Y eso es lo que estamos haciendo hoy, poner el punto y final a este Campo de Trabajo “Ecoaldea” 2013.
Sabemos que no es un punto y final, sino un punto y aparte. Es un adiós con una promesa de repetir en años venideros en los que conoceremos a otros jóvenes, aprenderemos con nuevos talleres y sonreiremos por otras cosas (o quizás las mismas, ¡qué más da!, lo importante será volver a sonreír).
Las despedidas no tienen que ser tristes, sólo son paréntesis en las vidas de las personas que, provisionalmente, se tienen que separar. Pero el mundo es redondo y eso nos facilita el poder encontrarnos de nuevo en otros lugares y otros momentos de nuestras vidas.
Cerramos la puerta del Campo de Trabajo “Ecoaldea” 2013 y empezamos a abrir la ventana del Campo de Trabajo “Ecoaldea” 2014. ¿Qué nos deparará, qué talleres vendrán, qué jóvenes querrán pasar su tiempo con nosotros? No lo sabemos, pero eso no es tan importante porque, lo que sí tenemos seguro, es ¡¡¡que volverá a ser tan divertido como el que hoy acabamos!!! ¿Qué más se puede pedir?
Gracias a todos y a todas por su tiempo, su esfuerzo y su buen hacer.

¡Feliz verano y hasta pronto!

domo-terminado

Translate »