Derechos de las Personas con Diversidad Funcional y cómo incluirlas en la Sociedad

¿Cuáles son los Derechos de las personas con diversidad funcional? Exactamente los mismos que los Derechos de todas las personas. No tienen menos ni tienen más. Lo que ocurre es que para poder ejercer determinados derechos van a necesitar que las condiciones se adapten a sus capacidades físicas, sensoriales o psíquicas. No podemos negar sus derechos a 1000 millones de personas (al menos el 15% de la población mundial tiene algún tipo de diversidad funcional).

Antiguamente la Diversidad era un castigo, las familias la escondían y se negaba la posibilidad de desarrollar sus capacidades como podría hacerlo cualquier otro. Entonces ¿por qué se iban a preocupar de garantizar el acceso a los derechos de todos? Ahora la situación ha cambiado, la Diversidad no es un freno. En realidad, todos, en mayor o menos medida, tenemos algún tipo de Diversidad. Ha costado, o está costando aún, llegar a esta conclusión, pero el camino ya está abierto y está avanzando.

Diversidad Funcional – Campo de Verano “Ecoaldea” 2017

Este es un esfuerzo más, una exigencia más que la sociedad tiene que hacer a los políticos, a las instituciones para que pongan más y más medios que faciliten que todas las personas puedan acceder a realizar aquellas cosas que les apetezca hacer y que sientan que deben hacer.

El mundo que vivimos es de todos y cada uno de nosotros tenemos el derecho de disfrutar de las posibilidades que nos ofrece. Primero necesitamos un cambio de mentalidad y dejar de ver la diversidad como un problema y empezar a ver las posibilidades que cada persona tiene. Segundo obligar a que las leyes, no sólo sigan cambiando, sino que se pongan los medios de verdad para esas leyes, no sólo sigan cambiando, sino que se pongan los medios de verdad para que esas leyes se puedan aplicar. Y tercero, vamos a apreciar toda la diversidad que ofrece nuestro mundo y ver todo aquello que lo hace precioso y único.

 

Taller de Atención a la Diversidad y Medioambiente – Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea”

Aquí os presentamos el vídeo del Taller de Educación Ambiental y Diversidad Funcional del primer turno. Una actividad impartida por los compañeros Airam y Alex, en el intento de concienciar a los participantes en estas dos disciplinas; y de la importancia de las mismas.

Un pequeño recorrido en el que Airam y Nidia, nos comentan los elementos fundamentales sobre el desarrollo del taller en este Campo de Verano 2017. Cuanto menos os podréis hacer una idea aproximada de, en qué consisten tanto la Educación Ambiental como la Diversidad Funcional.

Diferentes terapias para las personas con Diversidad Funcional

En nuestro Campo de Verano “Construyendo una Ecoaldea” hemos hablado de diferentes terapias relacionadas con el colectivo de las personas con diversidad funcional, sin embargo nos estancamos en las que conocemos directamente. Por eso, en este artículo descubriremos otro tipo de terapias alternativas.

  1.  Música

“Cuando las palabras fracasan la música habla” con esta frase de Hans Christian Andersen podemos resumir cuál es la esencia que tiene este tipo de intervención. La musicoterapia se basa en el uso profesional de la música y sus elementos como un apoyo para el desarrollo cognitivo de la persona, buscando optimizar su calidad de vida y mejorar su salud.

Este tipo de terapias proporciona a las personas con diversidad funcional una vía de desarrollo cognitiva que, en muchos casos, puede ser incluso más beneficiosa que una terapia más orientada a la movilidad. También es un método de evasión y calma. La frase popular: “la música amansa a las fieras” se hace realidad pero, en este caso, las fieras serían el estrés o la ansiedad que normalmente padecemos.

  1. Hidroterapia

La terapia acuática o hidroterapia, es un método de tratamiento utilizado por la fisioterapia que brinda innumerables beneficios a las distintas patologías del aparato locomotor. Es una técnica fisioterapéutica que ayuda a mejorar el aparato locomotor mediante la utilización del medio acuático, cuyas propiedades benefician la movilidad de personas que quizá con otros tratamientos no podrían avanzar tanto.

Es además una alternativa a los tratamientos fisioterapéuticos tradicionales que aporta un ambiente diferente y más ameno para este tipo de terapias motoras.

  1. Yoga

El yoga es una actividad gradual que depende de cada persona, además las posturas tradicionales se adaptan al cuerpo físico. En lugar de ajustar y forzar el cuerpo en una pose se intenta realizar los ejercicios de forma autónoma y adaptada a cada caso. Para ello hay que tener en cuenta el control de la respiración así como los apoyos que fueran necesarios para satisfacer las necesidades de las personas con diferentes habilidades. Las posturas de yoga pueden practicarse en una silla, de pie, o en la tierra con beneficios muy similares.

No se puede considerar una terapia per se, pero es una actividad que nos recuerda que las limitaciones muchas veces solo existen ante los ojos ajenos pues, aunque seamos diferentes, el poder de la fuerza de voluntad y la constancia actúan igual.

Diferentes terapias para las personas con Diversidad Funcional – Taller Medio ambiente y Diversidad Funcional Primer Turno

La sonrisa de Antonio

La sonrisa de Antonio

Al hablar el pasado martes con los integrantes del taller de Educación Ambiental y Diversidad Funcional sobre qué era lo que más les había gustado del día, la respuesta fue única y la misma para todos: la sonrisa de Antonio.

Antonio es un chico de 15 años con autismo que lleva ya 4 sesiones con Álex Muñoz, terapeuta ecuestre de la Granja Escuela de Aldeas Infantiles SOS. Su evolución y mejora ha sido considerable en pocos días, y parece que la cosa va a ir aún mejor. La familia de Antonio veía casi imposible el que se subiera a un animal, sobre todo por el gran miedo que le tiene a los caballos. Álex recalca la gran importancia de estos, que al final se convierten en “coterapeutas” y no en herramientas, como muchos piensan. Además, insiste en que los niños con diversidad funcional no son conscientes de que están en una terapia, por lo que siempre quieren volver, al considerarlo un juego y no un “rollo”.

“La primera sesión fue muy dura”, dice Álex. Al montar en Bimba a Antonio, comenzó a gritar, a pellizcar, a pegar e incluso a autolesionarse. Enseguida su padre y el terapeuta tuvieron que bajarlo a la fuerza, pero pasados unos minutos consiguieron que se tranquilizara y lo volvieron a subir. El cambio fue instantáneo: Antonio estaba calmado e interactuaba con el caballo. Acto seguido la emoción invadía a su padre, que no podía contener las lágrimas; y Álex estaba satisfecho y tranquilo de que el trabajo hubiese salido bien.

Terapia Ecuestre

Haciendo una terapia ecuestre

Ya enseguida a partir de la tercera y cuarta sesión (en la que el grupo de Diversidad Funcional del Campo de Verano participó) se empezó a notar la diferencia con respecto a la primera. Antonio llegó el otro día con ganas, sin miedo y acompañado de toda su familia, que no podía creerse el verlo subido a un animal. Acarició a Bimba, se comunicó con ella y estuvo muy participativo. El paseo fue muy emocionante y su abuela y su tía, que no paraban de elogiar y agradecer a Álex y al taller su ayuda, se llevaron una gran sorpresa. Su niño ya no era el mismo.

Ahora Antonio y su familia pueden salir con tranquilidad a la calle e ir a sitios que antes eran impensables. Aún quedan muchas más sesiones que servirán para continuar con ese gran progreso que ha experimentado, y estamos seguros que Bimba estará encantada de volver a encontrarse con él.

Translate »